Looking for Something?

Cinco razones para llevar una rutina de limpieza facial

Author:

La limpieza facial es una de las rutinas primordiales para llevar un cuidado adecuado de nuestra piel y se considera una atención básica para todo tipo de piel. Por este motivo, veremos cinco razones para llevar una rutina de limpieza facial, no sin antes explicar que todos los días nos exponemos a diferentes circunstancias que pueden llegar a dañar nuestro cutis: desde el maquillaje hasta la contaminación inevitable en las calles.

Limpieza facial

La higiene es muy importante para regenerar la piel, oxigenarla y prepararla para afrontar las diferentes temperaturas y los estragos que pueden causar el sol y el frío. Partiendo de la idea de que una piel limpia es una piel sana, la limpieza facial es un hábito indispensable para mantener la luminosidad del rostro. No solo los factores externos pueden dañarlo, también los internos como el estrés hacen que nuestra piel pierda vitalidad. Con tal solo cinco minutos dedicados a la limpieza y el tratamiento adecuado a nuestro tipo de piel, podremos efectuar una lucha efectiva contra los enemigos de nuestro rostro.

¡Seguro que este vídeo te dará muy buenas ideas! En él, Isasaweis nos cuenta de una forma sencilla cómo podemos hacer una limpieza facial profunda y completa en casa.

¿Por qué debería limpiar mi rostro cada día?

1. Sin el cuidado adecuado, nuestra cara envejecerá más rápido

Si no se realiza una limpieza apropiada, poco a poco nuestra piel se apagará y acabará perdiendo su luminosidad natural. Empezaremos a acumular impurezas e imperfecciones como los puntos negros, provocando así un envejecimiento de la piel mucho más rápido. Con la acumulación de bacterias negativas sobre la superficie de la cara, se desencadenará la aparición de radicales libres que producen un envejecimiento de nuestra piel a una edad mucho más temprana. Lo ideal, por tanto, es escoger un limpiador suave que respete nuestra piel y equilibrie su pH. Una crema limpiadora debe eliminar correctamente la suciedad y el maquillaje sin ser demasiado agresiva, para que no se lleve los aceites naturales ni las células sanas de la piel. Una piel sana se traduce en un aspecto joven y radiante por más tiempo.

cinco razones para llevar una rutina de limpieza facial

2. Tu rostro se somete a un montón de agresiones cada día

Vamos a por la segunda de estas cinco razones para llevar una rutina de limpieza facial: las agresiones externas.

La higiene es muy importante porque la cara está siempre expuesta y recibe muchas acometidas con las que debemos lidiar a través de una higiene cuidada. En nuestro día a día y sin importar la época del año, en la piel se van depositando microorganismos y restos de suciedad que perjudican la salud del cutis, creando una capa de impurezas poco agradable. A la vez, las secreciones fisiológicas de sudor y sebo se acumulan en la superficie de la piel, creando así una barrera que impide la nutrición de los tejidos cutáneos.

3. Las cremas no funcionan si no hay una limpieza efectiva

Los cosméticos higiénicos, como la leche limpiadora, jabones, soluciones micelares, tónicos, etc., no están destinados a penetrar sino a eliminar de la superficie de la piel (ya sea por arrastre, emulsión o disolución) todo tipo de contaminantes (sebo, impurezas, detritus, maquillaje), dejándola en las condiciones ideales de limpieza para su normal metabolismo. Esa es la única manera de eliminar todas las barreras y preparar correctamente la piel de forma que se den las mejores condiciones para absorber los productos tratantes que vayamos a utilizar. Para que cualquiera de estos productos funcione eficientemente, es esencial que la piel sobre la que los apliquemos esté bien limpia de antemano. Sin una limpieza facial convincente, las cremas no podrán ayudarnos.

4. La limpieza facial es la mejor manera de oxigenar nuestra piel

Al hacernos una buena limpieza de cutis de forma habitual, lograremos reducir en gran medida el tamaño de los poros y descongestionarlos, permitiendo de este modo que nuestra piel vuelva a respirar. Es especialmente importante llevar a cabo este tipo de tratamientos en pieles grasas o con tendencia al acné, puesto que producen más sebo y por tanto son más dadas a tener los poros dilatados y obstruidos. Que nuestra piel respire es realmente importante y se consigue a través de una rutina de limpieza que verdaderamente sea un hábito ineludible en nuestra vida.

Limpieza facial

5. Cómo nos ven los demás también es importante

Y para la última de estas cinco razones para llevar una rutina de limpieza facial hemos dejado la más evidente: nuestro rostro es nuestra carta de presentación más indiscutible, la primera impresión de nosotros mismos y también la fuente y la maquinaria de gran parte de nuestra expresividad. Es la parte del cuerpo que más funciones realiza y la que más músculos tiene. Si no tenemos el hábito de realizar una limpieza facial diariamente, estaremos descuidando y poniendo en peligro la parte más importante del cuerpo a la hora de mostrarnos al resto.

Ahora que hemos dejado bien clara la importancia del cuidado de nuestro rostro a través de estas cinco razones para llevar una rutina de limpieza facial, esperamos que no se os pase cuidar vuestro rostro adecuadamente ni por un día. Crear un hábito que se convierta en una acción mecánica en nuestra vida es fácil y este en concreto es un cuidado a tener en cuenta si queremos tener un rostro sano y joven.

Deja un comentario